Comprobado, las parejas que duermen abrazadas se llevan mejor